Afina Javier Milei su futuro gabinete; el líder se reunió con su vicepresidenta y colaboradores; atendió su agenda internacional

 

Por Agencias

Javier Milei no tenía previsto, en principio, abandonar el piso 21 del Hotel Libertador en su primera jornada como presidente electo. El libertario priorizó su agenda internacional sobre el sendero de transición con el gobierno de Alberto Fernández, un proceso que arrancó empantanado.

El ganador del balotaje tuvo reuniones con sus cuadros técnicos para comenzar ajustar las piezas de su futuro gabinete: aún debe cerrar el equipo económico, y tenía previsto encontrarse ayer por la tarde con su vice, Victoria Villarruel, para hablar del organigrama de Seguridad y Defensa.

En el entorno de Milei comenzaron a poner en duda el encuentro con el presidente en funciones. Según pudo reconstruir La Nación, hay dos factores que hacen cortocircuito en las tratativas con el gobierno. Por un lado, los libertarios quieren que primero se clarifique el futuro de Sergio Massa en el Ministerio de Economía y que haya señales claras de los planes del oficialismo para las próximas tres semanas.

Por el otro, cerca de Milei no quieren que el encuentro con Alberto Fernández sea en la Casa Rosada y pretenden que sea La Libertad Avanza (LLA) la que fije el lugar. “No queremos dar señales confusas, hasta el 10 de diciembre gobiernan ellos”, dijeron muy cerca del líder libertario.

“Hasta que no tengamos en claro el estatus de la situación en el gobierno y hasta que el gobierno no sea claro con los argentinos sobre cuál es su situación, no creo que confirmemos la reunión con Fernández”, abundó una alta fuente de LLA a La Nación.

Enlaces internacionales

Ayer temprano, Milei mantuvo diálogos telefónicos con tres mandatarios internacionales. Habló con Luis Lacalle Pou (Uruguay), Santiago Peña (Paraguay) y Giorgia Meloni (primera ministra de Italia). Además, los equipos de La Libertad Avanza están trabajando para lograr que el presidente electo pueda entablar contacto con Washington, en particular con el secretario de Estado, Antony Blinken, jefe de la diplomacia de los Estados Unidos.

Además, según pudo reconstruir este medio, por el Hotel Libertador pasó el rabino Axel Wanish, consejero espiritual del presidente electo y alguien que lo ayuda con el estudio de la Torá (el Viejo Testamento).

Este mediodía, Milei descansó en el piso 21 del Hotel Libertador de Retiro, donde está hospedado. La entrada del edificio está copada por la prensa nacional y extranjera y hay un continuo movimiento de policías, agentes de seguridad privada y algunos colaboradores libertarios. Pasadas las 14, Milei volvía a reunirse con sus equipos técnicos, como hizo a primera hora del día con Diana Mondino (futura Canciller) y con Nicolás Posse (virtual jefe de Gabinete).

Milei, que tiene sobre sus hombros el desafío de conducir el país a partir del 10 de diciembre, todavía tiene una batería de urgencias por resolver. La primera: la conformación de su equipo económico. Muy cerca del líder libertario dicen que el ministro de Economía ya está decidido, que la persona ya aceptó el cargo y que está trabajando en las sombras. Pero Milei también quiere incorporar a otros economistas, por lo que el rompecabezas de esa área aún no está definido.

Comments

comments

No hay comentarios