Misión Evangélica: “Oyendo a Jesús”

Tengan en cuenta que los envío como ovejas en medio de lobos. Así que sean astutos como las serpientes, pero sencillos como las palomas. Mat. 10:16.

¿Cuáles son las motivaciones del corazón de una persona? ¿Qué es lo que realmente desea en la vida? ¿Qué significa para ella “valió la pena hacer esto”? Lo que hacemos es por algo. Estamos dispuestos a ir, invertir y hasta morir por nuestras motivaciones. Podemos engañar a otros de lo que realmente queremos y buscamos en lo que hacemos.

En las obras de teatro, las novelas y el cine, los actores viven el papel de un personaje, llámese villano, victima, defensor, analista, etc. En la antigüedad los personajes teatrales usaban máscaras, para ocultar sus sentimientos. El personaje estaba en esa máscara. Los actores y actrices en una película, novela u obra de teatro, solamente hacen el papel asignado. No son lo que ahí parece que son, solo están actuando. Todo parece real, pero no lo es. El asunto está que quedas cautivo de cosas irreales que ahí viste.

Volviendo a nuestro mundo real, vivimos en una burbuja de supuestos, de apariencias, En la televisión, celular o tableta nos seducen con comerciales o anuncios de lo que aparentemente “es bueno” para hacer compras de oportunidad ¿Qué hay detrás de un buen discurso de un político? La policía, agente de tránsito, juez, fiscal, abogado, ¿Cuáles son sus verdaderas motivaciones en el ejercicio de su deber? Vivimos en un mundo donde para lograr los fines, se debe de ser un perfecto mentiroso.

¿Has sido lastimado con una terrible mentira? ¿Has perdido algo injustamente? ¿Te lo han quitado a la mala? ¿Violaron tus derechos? ¿Te lastimaron? Recuerdas que Jesús dice: “Los envío como ovejas en medio de lobos. Así que sean astutos como las serpientes, pero sencillos como las palomas.”

Como la serpiente en su astucia, prudencia, cuidado, sagacidad, discernimiento, sabiduría y como la paloma con la actitud de sencillez y humildad. ¡Listos, pero sencillos! ¡Avisados, pero humildes! ¡Inteligentes, pero sin maldad!

Bendiciones amigos y hermanos del buen camino de Dios. SJ. Carlos César González Cruz

Comments

comments

No hay comentarios

comentarios