Round 12: Conclusiones exitosas y proyectos en marcha con prometedores augurios

Por Mauricio Sulaimán

(Presidente del WBC – Hijo de José Sulaimán)

contact@wbcboxing.com

(SEGUNDA DE DOS PARTES)

Durante la Convención número 60 del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) celebrada en el puerto de Acapulco las presentaciones de los temas de agenda, las reuniones de los diversos comités y federaciones, las sesiones de entrenamiento a jueces y réferis y las reuniones en el salón principal fueron exitosas. El trabajo, en general, dejó un prometedor plan de acción para el 2023.

Se ordenaron peleas interesantísimas para las obligaciones de los campeones en el próximo año: Andy Ruiz contra Deontay Wilder para sacar al retador oficial; Caleb Plant contra David Benavidez, también en peso Supermedio. Otra muy interesante será Isaac “Pitbull” Cruz frente a Shakur Stevenson, una pelea que se antoja para emular la histórica Julio César Chávez Vs. Meldrick Taylor por las características de ambos peleadores.

Tuvimos presente una delegación de Ucrania, quienes vivieron días de emociones profundas. Nuestro organismo decidió, de manera rotunda, expulsar de las clasificaciones a todo boxeador de Rusia y Bielorrusia, hasta que el boxeo en Ucrania vuelva a la normalidad. La invasión a ese país ha causado miles de muertes a inocentes y tiene a la nación detenida por completo; además, de las grandes consecuencias que todo el mundo está sufriendo en temas de gas, energía y alimento.

Un elemento que causó sensación fue el héroe nacional, “Athos”, un perro que estuvo con nosotros, tras sobrevivir un cobarde ataque de soldados rusos, en una historia conmovedora y motivante.

Se dieron dos maravillosas funciones de boxeo en el marco de la convención. Una que fue el viernes en el festival “Ola Fest”, donde se dieron combates internacionales para el gusto de los asistentes a esa fiesta de Acapulco, y el sábado, Box Azteca presentó una función en el Centro de Convenciones, donde David Picasso dio una gran exhibición de boxeo y poder de puños ratificando su pelea eliminatoria, en rumbo del campeonato mundial de peso Supergallo.

La exhibición de fotografías y el museo del WBC en el Centro Cultural fue algo histórico, ya que contó con piezas de alto valor histórico, shorts, batas, guantes y cinturones de grandes campeones de la historia de México y el mundo.

Mi esposa Christiane hizo lo que mi mamá realizaba en las convenciones en nuestro país y preparó un convivio exclusivo para mujeres, lo que terminó siendo un fiestón, para las asistentes, quienes de ahí se dieron cita para acompañar, a nosotros, los “mandilones” para la noche de talentos. Se armó la fiesta con karaoke, y ahí se crearon, una vez más, momentos inolvidables.

Llegó el final de la Convención, una ceremonia emotiva de cierre, palabras de despedida y un homenaje póstumo a mi querido papá.

En esta ocasión no fue su canción favorita My Way (A mi manera), pero mi hermano Héctor editó un video de fotos de Don José, con Wish you were here (Quisiera estuvieras aquí). Pues ahí estuvo mi papá todo el tiempo y se mantiene vivo en la memoria y el corazón de todos los miembros del Consejo Mundial de Boxeo.

Anécdota de hoy

Las últimas semanas conté anécdotas de convenciones y ésta no será la excepción.

Vitali Klitschko, quien es el actual gobernador de Kiev, Ucrania, y fue campeón mundial de peso Completo del WBC, estaba por defender su título en Las Vegas, cuando cuatro días antes, sufrió una lamentable lesión en su rodilla.

El promotor de esa pelea lo fue a ver al hospital y le sugirió que subiera al ring con una rodillera, y ya si no podía, pues después tendría la revancha, y así no dejaba ir su sueldo de ocho millones de dólares, y también lo mismo le decía la televisión.

Mi papá lo llamó y ahí aprendió esta presión que le estaban poniendo a Vitali. “Mi querido campeón, no puedes subir a pelear lastimado; no puedes vender tu campeonato, el Consejo te apoyará y te dará la pelea de título en cuanto estés recuperado”, le dijo Don José.

Klitschko sintió gran alivio al confirmar lo que sentía, dejó el título y fue nombrado campeón en receso. Tras casi dos años de recuperación, Vitali viajó a la Convención del WBC en Manila para informar que estaba recuperado y listo para pelear por el campeonato mundial.

Esta petición la hizo en el Salón de Congresos, subió al escenario por las escaleras y al terminar su discurso, mi papá le preguntó: Vitali, ¿Estás totalmente recuperado y convencido de que podrás pelear? Y Vitali afirmó firmemente: Sí. Y pegó un brinco, bajando del escenario ante el asombro de todos, se hizo un silencio total y al caer volteó con una gran sonrisa.

“¿Ya ven? ¡Estoy perfecto de mi rodilla!”. Mi papá y todos soltaron una gran carcajada. Meses después Klitschko noqueó a Samuel Peter para recuperar su campeonato.

Comments

comments

No hay comentarios

comentarios