Tache a la labor de la Federación

CANCÚN
Por Soraya Huitrón > Quequi
Apagones constantes por el descuido en que se encuentra sumergida la CFE, sargazo excesivo ante la falta de conocimiento de la Marina y la inseguridad en aumento, son tres constantes que los quintanarroenses viven día a día, por las decisiones erradas de la Federación.
Por segundo día consecutivo, la Península de Yucatán se queda sin energía eléctrica por varias horas afectando a más de 1.3 millones de personas, además del colapso en hospitales, vialidades, comercios e industria.
Sin embargo, no han sido los únicos en el año, ya que el servicio que ofrece la paraestatal ha empeorado de manera considerable desde hace cuatro años a la fecha con justificaciones absurdas, que dejan mucho que desear, ante los cobros excesivos.
La explicación que dio la CFE mediante un comunicado fue que una explosión en la subestación de la CFE en Ticul, Yucatán, ocasionó un apagón que dejó a millones de usuarios sin luz la mañana de ayer miércoles.
Ante esto, la Comisión Federal de Electricidad (CFE), dijo que el suministro de energía eléctrica ya se encuentra en restablecimiento, pero que hubo una persona afectada alrededor de las 8:30 horas.
Según fuentes extraoficiales, el trabajador C.B.G. realizaba pruebas de energía eléctrica en una de las líneas, pero la maniobra no funcionó y su ayudante acudió para auxiliarlo, pero al encender los controles de la base se generó una explosión que alcanzó a su compañero y terminó con heridas de gravedad en el rostro y piernas.
Aunado a la falta de electricidad se suma la nula respuesta de los elementos de la Guardia Nacional, quienes no han dado los resultados esperados, ya que dejan operar a la delincuencia organizada por todo el estado; en cambio, detienen y agreden al ciudadano común por el simple hecho de verlo “sospechoso”.
Y es que, a tres años de su creación, la Guardia Nacional (GN) cuenta con 332 denuncias interpuestas ante Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), las razones son variadas: por homicidio, desaparición forzada, tortura, trato cruel y detención arbitraria.
Tal como lo han externado diversos especialistas, esta Policía Militar no cumple con las expectativas que la sociedad esperaba, además de que la Guardia Nacional goza de total impunidad.
Según datos de la CNDH ha recibido desde 2019 las primeras 14, en el año siguiente fueron 138 y el que recién terminó 180. Por lo que los especialistas catalogaron como “una joya” los resultados de la GN, y eso que aplican la política de “abrazos, no balazos”.
Agregaron que la respuesta no está, nunca ha estado, ni estará en cogobernar con el Ejército; por el contrario, el empoderamiento los hace cada vez más fuertes e impunes.
Lo que sí es un hecho es que hay más inseguridad que cuando Calderón declaró la guerra al crimen organizado y militarizó el país, lo mismo que Peña Nieto. El fracaso no solo se repite, sino que crece a niveles de escándalo. La CNDH solo mira hacia otro lado, su titular y visitadores saben que con los militares no hay que meterse, porque son intocables y el pilar del presidente.
Finalmente, con el sargazo, un tema, que afecta en especial al Caribe mexicano, no ha podido ser controlado por la Marina, pese a que, según los propios elementos, actualmente matienen trabajando a 328 elementos navales, 11 buques sargaceros, 23 buques de apoyo y cinco unidades aéreas.
Sin embargo, fuentes al interior de la Marina reconocieron que esto ha sido insuficiente para controlar esta plaga que afecta la economía de la entidad, ya que cada vez llega con más fuerza.
Además, se ha observado en las costas de Isla Mujeres que hay un par de sargaceros varados, ya que fuentes oficiales aseguraron que están sin funcionar desde hace ya algunas semanas.
Incluso, el mismo secretario de Marina, almirante Rafael Ojeda, reconoció que hace algunas semanas que las playas de Quintana Roo no están libres de sargazo, pero no propuso ningún operativo adicional para combatir la macroalga que ha dejado parado al sector turístico del que dependen todos los habitantes del estado.
Y son los mismos trabajadores de la industria turística quienes han señalado como incompetente el trabajo realizado por la Marina, pues aseguran que son los trabajadores de la Zofemat, en coordinación con los hoteleros, quienes han puesto manos a la obra para tratar de retirar esta alga.
Sin embargo, no se cuenta con una zona para la disposición final del sargazo por lo que es una fuente de emisiones tóxicas que pone en riesgo la salud de las personas, ya que al descomponerse genera ácido sulfhídrico, metano y amonio, convirtiéndose en un problema de salud pública al acumularse en las playas.
Y es que todavía no existe una Norma Oficial Mexicana que regule su recolección, disposición final y usos alternativos. En abril de 2021, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), publicó los “Lineamientos técnicos y de gestión para la atención de la contingencia ocasionada por sargazo en el Caribe mexicano y el Golfo de México”, pero no son jurídicamente vinculantes, así que no se siguen al pie de la letra.

Comments

comments

No hay comentarios

Deja una respuesta